Plebiscito Colombia 2-10-2016

   El 2 de octubre de 2016 será recordado como el día en el que el pueblo colombiano fue a las urnas EN PAZ por primera vez en medio siglo. Fue una fiesta democrática en estado puro.   Están mostrando su beligerante rostro los que resultaron derrotados en las urnas: se les siente furiosos. He visto desde denigración en contra de los compatriotas, hasta blasfemias y no me explico por qué si a Dios lo expulsaron de la Constitución en 1991 y hace poco le prohibieron en el Consejo de Estado al Presidente la consagración de Colombia al Sagrado Corazón. Para rematar, la jerarquía católica y los Jesuitas estaban de lleno apoyando el sí… pero había que blasfemar. Y esa es la gente que se hizo tatuar un “sí” en la frente… estaban tan convencidos de su victoria, que simplemente no lo podían aceptar. Tenían un comercial que empezaba viajando al futuro (hoy lunes) y un narrador hablaba del triunfo del sí.
   El detalle es salir a despotricar de los colombianos que pensaron distinto. Qué actitud tan agresiva de la gente que hace una semana estaba celebrando como palomas blancas en Cartagena.
A quienes les pagaban sueldo los de la campaña del si, con dinero del Estado y donaciones de los países garantes, como ya les anticiparon octubre, pues ahora trabajan en buscarle el quiebre al plebiscito. Están hurgando a ver qué encuentran en contra de los colombianos que votaron el “no”, que porque no leyeron, que porque esto o aquello…  no se van a quedar de brazos cruzados.

   Yo si puedo invocar a Dios en mi blog, para pedirle que la frustración de los derrotados en las urnas limpiamente, acepten con gallardía la derrota; que tomen el ejemplo de Timoleón Jiménez que me sorprendió como a él nuestro viejo Kafir mientras hablaba en Cartagena.

¿Qué le está pasando al Español hoy en día en Colombia?

Este escrito está en borrador desde 2014. Ahora lo saco a la luz pública a ver qué les parece.

Las redes sociales están presentes las 24 horas en el “teléfono inteligente”; allí recibo toda clase de ocurrencias que escribe la gente, incluyendo las mías. Como si fuera poco, los noticieros, los programas de televisión, las películas dobladas al Español y hasta los documentos de estudio, se presentan en un lenguaje que cada vez es más afectado por las “tendencias”. Estas dominan el mundo.

Desde finales del s. XX empecé a percibir ese fenómeno lingüístico de reducirle al idioma su riqueza lexicológica y semántica en procura del entendimiento “universal” de las cosas; es así como las “expresiones” vinieron a utilizarse como bandejas para servir la información, evitando regionalismos, pero a la vez, incorporando la semántica del Inglés y hasta su sintaxis.

No quiero decir que eso sea malo, pues como todos los fenómenos sociológicos, los cambios son inevitables; máxime que la humanidad avanza lenta y tropezadamente en sentido contrario de la barbarie hacia la “cultura”. Por consiguiente eso aumenta el nivel de tolerancia, la aceptación de lo que llaman las “individualidades” de las personas con sus virtudes, defectos y malos gustos. Esto está protegido inclusive con el derecho fundamental del “libre desarrollo de la personalidad” en la Constitución de Colombia promulgada en 1991.

Después de ese pequeño desvío del tema central, debo enumerar esas expresiones que al menos en Colombia se escuchan a diario, que como ya lo dije, son muy funcionales porque tienen un significado flexible que se acomoda a todas necesidades y la gente no tiene ya que tomarse la molestia de aprender muchas palabras. He aquí algunas:

  • MOVILIDAD: Lo que implique movimiento, es movilidad. Se aplica al tránsito vehicular, al movimiento corporal, al transporte, etc.
  • PROBLEMÁTICA: Todo lo que represente una dificultad o inconformidad.
  • REPARACIÓN: Resarcimiento causado por algún daño moral o material. Ahora se repara a las personas y no a las cosas.
  • SOCIALIZAR: Es dar a conocer cualquier asunto o publicarlo. (De la familia de las redes sociales)
  • ENRUMBARSE: No es tomar un rumbo; es irse de “rumba” o fiesta.
  • VACACIONAR: El irse de vacaciones y todo lo que se le relaciona.
  • RECEPCIONAR: En realidad, es “recibir”.
  • INDIVIDUALIZAR Y JUDICIALIZAR son los pasos que se siguen tras la captura de una persona por parte de las autoridades.
  • POLICIAL: es cualquier Policía, (galicismo).
  • AUDICIONAR: es presentarse en una audición.
  • EN MODO NORMAL: Cuando un ser humano se reintegra de vacaciones.
  • TOD@S: Estilo de Maduro para meterle el género a todo lo que se dice con el símbolo de arroba.

Estaremos pendientes de nuevos “aportes” al lenguaje.

 

Las Redes sociales, las dueñas del tiempo de la gente.

Ya la comunicación “insustancial”, como se le denimina a los mensajes instantáneos (el Chat) y las redes sociales, ocupó el tiempo de lectura de la gente. No hay día ni hora en el que no nos llegue un mensaje instantáneo de alguien. Tenemos, por así decirlo, sobre oferta de comunicación. Poco a poco todos las aplicaciones se van volviendo más complejas. Pero como la gente se basa en las tendencias, de tiempo en tiempo van apareciendo nuevas aplicaciones que dejan relegadas a las demás.

Resulta que me causó gracia el entusiasmo de la gente cuando hace poco Whatsapp le incorporó llamadas a su servicio, cuando hace años Tango, Viber, Line y el veterano MagicJack tenían llamadas. Qué no decir de el invencible Skype, que no ha podido ser desbancado por Hangouts. Apenas ahora Facebook está incursionando en las videollamadas.

Pero ese deseo de tener comunicación no es nada nuevo. Recuerdo que hace muchos años, en el gremio de los “Radio Aficionados” había unas personas que mantenían un radio teléfono en frecuencia de 2m en la cintura. Eran llamados los “Radio Necesitados”. Los médicos tenían un tormento en la cintura: el Beeper. Eso les sonaba hasta en cine y tenían que salirse del teatro a buscar un teléfono público para preguntarle a la secretaria qué quería.

Hace unos cuantos años en mi trabajo, tuve que soportar a un jefe desconsiderado, que me llamaba día y noche para que le ayudara en su lagartería. Me tocó la llegada a Colombia del Celular, entonces ya no me llamaba sólo por el radio.

Hoy es imposible que alguien no te diga “mándeme su hoja de vida al Inbox”… ¿Inbox? sí. es la forma de moda de decirle “Mándemela al email mientras me lo quito de encima” para decirle luego, “reenviamela que no me llegó”

Pero lo que nos ha costado más dificultad, al menos a los mayorcitos, es acostumbrarnos a ese falso teclado en pantalla de los celulares y tabletas. Todo el mundo escribe mal, porque como no se siente la tecla, entonces pisa cualquiera de las de al rededor. Para rematar, la estupidez del autocorrector la termina de embarrar.

Como hay tanta oferta de “cajones de texto”, la gente con necesidades sicológicas de comunicación, nos atiborra con cuanta pendejada se le ocurra:

Vídeos de cámaras de vigilancia, de niños haciendo gracias, de sádicos maltratando animales, de cataclismos, de bailarinas etc.

Están también los sabios “Confusios” que nos llenan de proverbios, de consejos, pero siempre amarrados a cadenas que amenazan la desgracia si no se le comparten al menos a 12 amigos. ¿Qué no entienden lo que buscan los creadores de esas cosas es congestionar los servidores de la competencia?

También están los apóstoles evangelizadores que piden “amén” si el Señor tocó a tu puerta o siempre dicen “bendiciones” en todos los comentarios.

 

Qué desperdicio de recursos y de tiempo, pero al fin y al cabo, el libre albedrío, ese regalo de la voluntad del hombre, da para el uso y el abuso.

“Revisemos la Constitución”

Este comentario de alguien en Facebook, me inspiró este ensayo:

Una propuesta , es que si no se sienten identificados o representados por ninguno de los candidatos bueno es el blanco, revisemos la constitución y por favor valoremos nuestro país y salgamos masiva mente a votar no dejemos que el estomago o la oportunidad elija.

Pongámonos en contexto: El domingo 25 de mayo de 2014, tenemos elecciones presidenciales en Colombia. Hay cinco candidatos dentro de los cuales está el presidente Santos para su reelección. El 9 de marzo de 2014 fueron las elecciones legislativas y de Parlamento Andino.

Aunque el espíritu del mensaje es altruista y hasta democrático, dice “revisemos la constitución” en uno de sus apartes.

Miremos hacia el pasado político de nuestra república porque tenemos tradición reformista. No más en el siglo IXX tuvimos al parecer siete (1810, 1821, 1832, 1843, 1853, 1857 y 1886) Fue el primer siglo de nuestro país y tal vez la inmadurez política o el caudillismo, provocaron esos cambios tan radicales. Otros países han sido varias veces repúblicas o como Estados Unidos, donde no se han atrevido a tanto, sólo proclaman las famosas “enmiendas”.

Pero en el siglo XX sólo tuvimos dos, la de Rionegro de 1886 y la de 1991.

A comienzos de la década de los años noventa, a raíz de la diversidad de credos que llegaban al país y la dinámica de la política internacional enfocada más hacia lo comercial, lo conocido como el “capitalismo salvaje”, el despertar del tema del medio ambiente en la agenda de las runiones como la que tuvo lugar en Río de Janeiro, conceptos como el de la “reingeniería”, la “Perestroika” y el fin de la URSS etc. ejercieron un poder inmenso en la opinión pública a través de los generadores de la misma, como las universidades, periodistas y escritores.

La reunión de aquellos con los políticos, gestó una consulta popular, valiéndose de un mecanismo muy sencillo: la llamada “Septima Papeleta” que fué avalada por el presidente. Esto lo digo porque en esa época fuí jurado de votación y tuve que contarla.

El aporte más impactante de la Constitución del 91, como se le conoce, fue “La Tutela” como mecanismo de protección de los derechos fundamentales que ahora hacían parte de la misma; otras cosas que cambiaron o aparecieron:
Las ONG pulularon de inmediato,
El hecho de que el preámbulo cambiara a Dios por el pueblo, como fuente suprema de toda autoridad.
La salud tuvo una reforma que aunque criticada, amplió la cobertura.
La Fiscalía apareció como ente investigador y acusador.
La rama judicial tuvo nuevas cortes… En fin, todo eso se puede consultar fácilmente en la Internet.

Sin embargo, el hecho que nos ocupa: “revisemos la constitución” es a las claras, una idea generalizada que ha venido practicándose a las buenas (como en Colombia) o a las malas (como en otros países de la región); hace parte de la tendencia que se tiene de trocar las atribuciones de las tres ramas del poder: el ejecutivo, el legislativo y el judicial.

Cuando el ejecutivo no logra su cometido en el legislativo por la vía de la democracia representativa (a pesar de que lo domina a través de las “bancadas”), acude a su desconocimiento mediante la democracia participativa o “referéndum” (referendo o plebiscito).
Cuando a la rama judicial no le convence una decisión legislativa, la declara inconstitucional, etc. etc.

Y así se la pasan. Pero eso es fruto de las libertades reconocidas por la Constitución. Ahora se proclama que los acuerdos a los que se llegue con la insurgencia en la Habana, deberán ser aprobados en un plebiscito.

Entonces me pregunto: ¿Para qué elegimos más congresistas?
¿No será más bién que lo que necesita reforma no es la Constitución si no, tanto el Senado como la Cámara de Representantes?
(Podríamos caer en un círculo vicioso, porque para esta reforma se necesita modificar la Carta Magna).

En Colombia la política funciona como si tuviéramos “Parlamento”. Tanto será, que los congresistas se llaman “Parlamentarios” y tenemos un ministro que parece Primer Ministro.

Esta es mi opinión personal, amparada en las garantías que me da la Constitución. No es crítica ni pretende otra cosa que estimular el debate intelectual de la historia y de los hechos que la escriben cada día.

¿Qué le está pasando a la ASC?

Lo que comienza con un ideario propuesto por el fundador, se convierte luego en un compromiso. Se hace a través de la promesa la cual es encaminada hacia una misión mediante un método. Esto sintetiza a mi manera de ver el quehacer del escultismo que tiene dos clases de actores: los jóvenes y los adultos.

Los primeros, hacen lo que les corresponde: siempre están alegres, son leales, tienen buenas ideas, son solidarios, hacen travesuras, se dejan guiar por los adultos, pero también se aburren en las reuniones mal planeadas por los adultos, que se abrogan el título de “dirigentes”.

Al menos casi todos nos hemos esforzado por obtener ese reconocimiento a través del proceso “sui-generis” de la Insignia de Madera; otros van más lejos y es así como han llegado a ser ayudantes unos y directores otros en esas dos grandes vertientes: Formación y Programa; la primera se encarga de brindar las condiciones y ofrecer los cursos para el logro de ese reconocimiento, la segunda, encamina sus esfuerzos hacia la vida de los jóvenes en sus diferentes ramas.

Hasta ahora todo es fantástico; sin embargo, es común la parte filosófica del movimiento: la “Ley Scout”, la promesa de cumplirla, los “principios”, los “valores” y el “lema”. Como dije al inicio, esto está recogido por la “misión” que no busca otra cosa que entregarle personas “autorealizables” a la sociedad donde jueguen un papel constructivo.

Sin embargo, y a modo de reflexión más que de crítica, la falta de compromiso personal de los adultos (claro, no de todos), en vivir, más que de cumplir con esos principios y valores, ha llevado a la ASC al límite de su propia existencia como “persona jurídica” ya que se ciernen sobre ella innumerables acreedores por un lado y muchos inconformes por el otro.

La inestabilidad institucional es evidente, pero todo no es malo: el interés por seguir adelante a pesar de las adversidades causadas por unos pocos, da una luz de esperanza. Acabamos de ver el seminario de programa en Buga; estamos en las mesas de estudio de cada una de las ramas del lado de Formación… esta especie de tesón ha sido una constante a lo largo de más de un siglo de existencia del movimiento Scout; basta con ver la lucha por conseguir y conquistar el campo de Gilwell, o la supervivencia de nuestra organización a pesar de las dos desafortunadas guerras mundiales.

Desde mi óptica optimista veo que saldremos adelante poco a poco (me preocupan las enormes deudas), pero todos debemos  empezar por cambiar: los unos a dejar de criticar tanto y los otros a hacer más para no dar pie a las críticas. Yo encuentro una fortaleza en la amistad y estoy feliz por haber conocido muchos amigos en el Movimiento. Lógicamente que siempre habrá personas a las cuales no les agrade, por mis pensamientos, por mis actitudes o hasta por mi presencia, pero a todos les aseguro que siempre trato de cumplir con mi promesa desde 1979 cuando la recité en mi investidura… Aacabo de enterarme de que mi primer jefe, Gustavo Uribe,  (último a la derecha con la bandera) quien está en esta foto y quien me invistiera, se marchó al campo del reposo y de la dicha para la eternidad. Triste noticia.

Imagen

Apología de la malicia

Llevamos los televidentes colombianos una buena parte del año viendo realities en los dos canales privados más poderosos. Es una modalidad que atrae mucho público debido a las emociones de los participantes que los productores se encargan de exaltar con primeros planos.

Pero además de todo, son presentados en horarios en los cuales los menores de edad están presentes, máxime que en este momento están de vacaciones escolares. De esos programas de concurso, el que más me parece patético es el de “Protagonistas de Nuestra Tele” ya que la convivencia de un grupo de jovenes es llevada al plano pasional por la disposición de los dormitorios.

A eso hay que sumarle que por todos lados hay espejos falsos con cámaras presentes hasta en el recinto más íntimo donde esas personas van a sus quehaceres del cuidado personal. Es exhibicionismo puro.

De este programa ya van varias temporadas; tantas que ya perdí la cuenta; lo triste es pensar que esa frase, inmoral a mi juicio, de que “el fin justifica los medios” es el blasón de los concursantes que se someten a todo con tal de ganarse un reconocimiento, un premio o un empleo; lo que sea.

No es la primera “comunidad” online que conozco; de hecho la tripulación de la Estación Espacial Internacional, es un ejemplo más que ilustrativo de lo que afirmo. Un grupo de científicos dedicados a desarrollar su labor milimétricamente planeada; qué ejemplo de convivencia dan. Sin embargo hace un lustro más o menos ocurrió un crimen pasional entre dos astronautas.

Para concluir, además de que a mi me paracen muchas de las situaciones “actuadas”, como ocurre tembién en el programa abominable de “Laura en América”, los incautos espectadores pagan de su bolsillo por unas votaciones amañadas; eso lo afirmo para todos esos concursos en general.

Confieso que he visto varios capítulos, porque rescato los momentos en los que reciben unas “clases” de actuación, de “dicción”, de “baile” pero son editadas y son lo que menos dura.